Minimalista y funcional sin olvidarnos de la elegancia. El BMW i3

Eres un fabricante de coches asentado en el mercado y te planteas hacer algo disruptivo, diferente, y encima quieres venderlo en un segmento nuevo.

El BMW i3 es, para mí, la respuesta a esta problemática allá por el año 2013.

En un momento donde el camino a la movilidad eléctrica empezaba a plantearse, y la sostenibilidad era una palabra ya en la mente de algunos, BMW creo está joya.

Es distinto. Es raro, pero nada en su diseño parece haberse dejado al azar.

Un diseño nuevo, desde 0, con plataforma específica al modelo y la nueva motorización sin olvidarnos de los detalles propios de BMW y buscando la máxima sostenibilidad de sus materiales.

El interior destaca por 2 cosas principalmente. Su diseño futurista con 2 grandes pantallas y una consola minimalista y elegante que capta la atención de cualquiera.

En cuanto a tapicerías y paneles interiores todo está correcto y en su sitio. Se notan buenos acabados y ajustes. Detalles en las costuras y una sensación de calidad alta para un coche de estas dimensiones.

Cómo podéis ver en las imágenes, casi todo fibras poco habituales pero bastante bien cuidadas en detalles y asegurando la consonancia con el resto del habitáculo.

La fibra de carbono usada en el chasis puede observarse en las puertas y en el techo dando una gran sensación de robustez y modernismo al coche.

Y sin mencionar las bien discutidas puertas suicidas que se llevan buena parte de los comentarios.

No es la primera vez que se emplean en un coche de fabricación en masa y aunque raras, me parece una solución brillante para un coche de 3.99m.

¿Cómo pones 4 puertas en un coche tan pequeño con el suficiente espacio para que resulte cómodo?

Se ha criticado que tengas que abrir primero las puerta del conductor para poder abrir las traseras. Exactamente igual que en un 3 puertas.

Eso es porque el anclaje de las puertas delanteras está en las traseras para evitar una cuaderna entre medias como pasa en coches más grandes y de esta forma asegurar un acceso amplio al habitáculo.

Aún así, los anclajes son robustos y no resultan aparatosos.

No puedo estar más conforme con esta solución, especialmente para niños que ni pueden salir sin los padres del coche, ni se pueden abrir por accidente y mantienen un gran acceso a las plazas traseras cuando más hace falta.

Coches del segmento C tienen algunas veces puertas traseras muy estrechas y hace complicado el acceso.

En resumidas, el BMW i3 siendo un coche del segmento B, está más que bien acabado, dando sensación de premium en sus acabados y buscando la funcionalidad hasta en el más mínimo detalle.

Un coche sobresaliente en plena era del cambio.

Tecnología Reds

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s