Los defectos, la escalada de producción y la batalla de las marcas

Mucho se ha criticado a Tesla por los defectos de fabricación de sus modelos. El model 3 tiene numerosos desajustes e incluso model S y X tienen fallos de montaje no propios para la gama en la que se encuentran.

Todos estos fallos se han atribuido a la juventud de la marca y la inexperiencia en las fases de montaje.

Resultado de imagen de defectos model 3

Fabricas nuevas, personal nuevo, modelos nuevos…todo cuenta a la hora de minimizar fallos que solo marcas con décadas en el sector tienen bajo control en un mundo cada día más exigente.

Y es que los conductores nos vamos acostumbrando a calidades cada vez mayores y es lo que exigimos cada vez que nos cambiamos de coche. Que el nuevo no tenga los fallos del anterior en cosas tan cotidianas como la tobera del ventilador, el crujir de la radio, las costuras del “cuero” del volante…

Ahora estamos en una fase de cambio. Todas las marcas se están planteando su primer cambio “disruptivo”. Y no porque no hayan ya introducido cosas novedosas, sino porque esta vez, no pueden reutilizar mucho.

Imagen relacionada

Un cambio en la plataforma del coche, necesaria para el correcto aprovechamiento del chasis del coche para alojar las baterías para una máxima capacidad, supone cambiar utillajes de fabricación, maquinaria, lineas de montaje enteras, personal, …

Todo cambia, y esto es MUY caro.

Pero el cambio no está solo ahí. Nuevos suministradores entran en juego en un mundo donde la cadencia de fabricación lo es todo. Los tiempos de entrega de los distintos componentes son muy estrictos y con la más alta calidad. Y estos nuevos suministradores no están preparados para semejante escalada de producción en unos componentes que tienen otra escala de tamaño y complejidad. Por poner un ejemplo, la batería del móvil tiene un tamaño muy pequeño y una potencia escasa en comparación con la de un coche que además, requiere un sistema de refrigeración y de gestión del voltaje mucho más complejo.

Resultado de imagen de suppliers tesla map

Estos nuevos componentes, como la batería, requieren de un suministro de materiales, el litio, que procede de pocas fuentes, lo cual se traduce en llegar a acuerdos para asegurarse el suministro con las principales marcas. Toda marca que llegue tarde, simplemente se quedará fuera del negocio o verá condicionada su productividad y incluso la imposibilidad de entrar en el negocio.

Teniendo todo esto en mente, las marcas se ven a los inicios de una gran batalla por llegar al coche eléctrico en tiempo y calidad. Fechas como el 2020 son claves y muchas son las cosas a hacer en un mundo donde llegar primero, marca una diferencia.

Así pues, defectos de montaje o calidad de los interiores, malos ajustes o algunos componentes menores defectuosos, que de normal supondría retrasos en la producción, puede que pasen a ser admitidos y gestionados en Post-venta.

Resultado de imagen de tesla service

Y es que tiene todo el sentido. Post-venta verá su “carga de trabajo” disminuida con la llegada de coches que son más fiables y con menos componentes a los que están acostumbrados. Esta situación de tener que gestionar los fallos de montaje puede que les mantenga su modelo de existencia durante unos años más hasta que las marcas que prevalezcan empiecen a pensar en mejorar sus procesos industriales una vez todo lo demás esté rodado.

La batalla no acaba más que empezar y los próximos años prometen ser apasionantes.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s