La paradoja del consumo eléctrico

Nunca nos hemos creído lo que pone en los papeles sobre el consumo medio de un coche. No coincide la teoría con el papel y, aunque se escudan en los conceptos de consumo urbano, mixto y carretera, es muy raro que cuadre. Pero a nadie le ha importado mucho a pesar de las grandes diferencias que pueden llegar a darse.

Ahora con los vehículos eléctricos, el consumo y las estimaciones vuelven a estar en boca de todos. Que si ciclo WLTP, que si NEDC, EPA…Ninguno coincide con la realidad tampoco y solo son aproximaciones.

Resultado de imagen de ciclo nedc

Lo que sí se da es la paradoja del consumo eléctrico.

En un coche de gasolina tenemos claro que las marchas más cortas consumen más. Así, el consumo en ciudad se dispara generalmente especialmente con la “conducción deportiva” de los más aficionados al pedal.

A más rpm o vueltas del motor, más consumo. A marchas cortas, más rpm para misma velocidad.

Cómo las revoluciones del motor se convierten en giro de las ruedas en la caja de cambios, a velocidades bajas debes tener marchas cortas para igualdad de rpm del motor.

Esto implica que a unos 90km/h solemos tener en punto mínimo consumo en 5ª marcha y los coches con más marchas, consiguen puntos óptimos a mayores velocidades, siempre buscando las rpm de mínimo consumo para el par necesario.

Y lo mismo ocurre a velocidades más bajas. Rondando los 50km/h sueles estar a esas rpm en tercera dependiendo del coche.

En un coche de combustión por tanto, no vas a consumir menos porque vayas más despacio. Es solo una cuestión de llevar las rpms en todo momento dentro de los mínimos de consumo. Si nos vamos al motor eléctrico descubrimos que es justo al contrario.

No hay caja de cambios y el par es constante y las rpms del motor se traducen “directamente” en revoluciones de la rueda. Así que a medida que subimos la velocidad, subimos el consumo obteniéndose gráficas en las que se ve el efecto contrario.

A velocidades bajas tenemos el mínimo de consumo y, por tanto, máximo alcance. A mayor velocidad, más consumo y menor alcance.

Es por esto, que si te queda poca autonomía para llegar a tu destino, es tan “sencillo” como bajar la velocidad a 40-50km/h para ganar esos kilómetros que a veces son imprescindibles. Así que si te encuentras un Tesla Model S a velocidad de paseo…quizás sea porque está buscando máximo alcance.

Si a esto le añades la frenada regenerativa para recargar la batería, no es raro buscar una “ruta del descubrimiento” por carreteras secundarias para visitar pueblos o zonas poco conocidas y así optimizar aun más el alcance y la pasión por conducir.

A la técnica de usar conducción eficiente para recorrer la máxima distancia se la conoce como Hypermiling y, en el caso de coches eléctricos, se convierte en auténticas maratones de conducción llegando a alcanzar cifras impresionantes de autonomía.

Os dejo con 2 vídeos de nuestro compañero Miguel que lo explica muy bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s