¡He conducido un Jaguar i-PACE!

20180608_110734Hoy Viernes a las 11:00h tenía una importante cita en el Hotel Puerta América, Madrid, para ser uno de los primeros privilegiados (sin contar a los periodistas del motor, lógicamente) en poder conducir una de las pocas unidades disponibles del Jaguar i-PACE.

Pues a las 10:30h ya había aparcado mi coche en el parking privado del Hotel y me disponía a subir a la recepción, ya que allí me habían dicho que habría alguien para recibir a los invitados a este evento. Pues cuando iba caminando por el parking veo de repente unos focos inusualmente potentes en un lateral del mismo con una cierta aglomeración de personas, por lo cuál mi curiosidad me llevó a acercarme para saber qué era lo que allí pasaba. Pues cuando me estaba acercando veo carteles con la palabra “Jaguar” y la bandera británica en sepia de fondo, entonces ya me di cuenta que estaba en el sitio correcto.

Pues me acerco a un mostrador gestionado por tres agradables azafatas y me dan a firmar el contrato necesario cuando vas a conducir un vehículo de pruebas y también me proporcionan una acreditación que me debo colgar del cuello.

20180608_112933

Bueno, y ahora sí, sin más preámbulos, ya estoy dentro del evento y lo que es más importante, cerca de los i-PACE, que eran unidades de pre-serie y con matricula británica, aunque el volante por suerte estaba a la izquierda.  Se me presenta uno de los monitores y nos acercamos al coche que me han asignado. Se trata de una versión “HSE” que es la segunda más equipada de la gama, ya que por encima suya sólo se encuentra el exclusivo “First Edition”. Pues mi unidad lucía un bonito color gris oscuro y las llantas opcionales de tamaño intermedio de 20″ y los asientos de cuero en color crema.

Una vez subido al i-PACE adapto el asiento a mi postura de forma eléctrica y también el volante, aunque esta vez la columna de dirección se mueve manualmente. Lo siguiente es fijarme en que la carga de la batería está al 90% y automáticamente reseteo el ordenador de consumo para saber al finalizar la prueba, con mi forma de conducir, cuanto había sido el consumo.  Pues saliendo del parking me entero que lo que yo creía que sería una prueba de una duración respetable, se iba a limitar a un Test Drive de 15 ó 20 minutos solamente. Después de este imprevisto, comienzo a conducir en tráfico real y me sorprende el tacto relativamente duro de la dirección a velocidades bajas de ciudad, y el monitor me comenta que es así porque los ingenieros le han querido dar un tacto deportivo. Lo primero que hago es asegurarme que la frenada regenerativa está en su posición de máxima retención. Y efectivamente la retención al levantar el pie del acelerador es potente, al estilo de un BMW i3 o del nuevo Nissan Leaf, pero éste último gracias a su e-Pedal consigue detener el coche por completo incluso en una bajada, pero el i-PACE no actua así, ya que cuando ya está casi detenido la frenada regenerativa pierde fuerza y el coche sigue con cierta inercia, con lo que tienes que pisar ligeramente el pedal del freno para detenerte por completo. También he podido escuchar el sonido configurable de los motores eléctricos al acelerar, y aún estando en su volumen más elevado, no molestaba en absoluto ya que sólo se hacía evidente cuando acelerabas con decisión. Dicho sonido me recordó mucho a los motores térmicos V8 naturalmente aspirados.

La suspensión me pareció con un compromiso ideal entre dureza y confort de marcha. Pero la unidad probada no puedo asegurar si tenía suspensión neumática o convencional, ya ese dato lo desconocía el monitor.

Después de una curva de derechas me encuentro una avenida sin tráfico y ahí aprovecho para ver la aceleración desde parado, y la verdad es que no he notado ninguna diferencia con respecto al Tesla Model X 100D. Con esto quiero decir que la aceleración es muy buena, y la gente que nunca ha conducido un vehículo eléctrico potente se puede sentir intimidada ante tanto poderío. Poco después, ya en la M-30, aprovecho una incorporación para ver lo buena que su recuperación de 60 a 100kmh, y la sensación fue igual instantánea que en la aceleración anterior. Sublimes.

20180608_112913

Y cuando me quiero dar cuenta, ya estábamos a punto de volver al Hotel, con lo cual, en tan pocos kilómetros no se pueden sacar buenas conclusiones. Una vez dentro del parking y antes de abandonar el vehículo me fijo en la carga de la batería y en el consumo. En ambos casos quedé sorprendido. En el primero porque ¡seguía teniendo un 90% de carga! Lo cuál es fantástico. Y lo segundo no me gustó tanto, ya que el ordenador indicaba 23,1 kwh/100km, lo cual me pareció algo excesivo.

Pero repito que en una prueba tan corta es muy difícil sacar unas conclusiones definitivas. Habrá que intentar que dentro de un tiempo, nos puedan ceder una unidad durante unos días para poder hablar con conocimiento de causa…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s