Del pozo a la cuchara

Últimamente está muy de moda plantear quién consume o contamina más en el ciclo completo. Desde que se extrae el mineral hasta que el producto se destruye o recicla.

Así que, vamos a hacer o propio con algo muy del día a día.

Hamburguesa frente a unas lentejas. Quién consume y contamina más desde “el pozo hasta la cuchara”.

La hamburguesa costa de unos ingredientes variados, cada uno con ciclos distintos, por lo que para simplificar, consideraré solo la carne vacuna 100%.

Las lentejas, al igual que la hamburguesa, tiene otros ingredientes como el chorizo que podrían ser similares a la carne de la hamburguesa, así que para este estudio, vamos a suponer unas lentejas de verduras.

Empezamos por la hamburguesa.

El tiempo de cocinado de la carne puede rondar los 10 minutos. Ésta viene generalmente en paquetes de plástico con 4 unidades. Y tiene un coste de unos 3€(dependiendo de la calidad).

Podemos suponer por tanto que 4 personas comen por 3€ (más resto de ingredientes que omitiré por simplicidad pero sería similar) más el precio de la luz que por redondear lo calculamos como 1kw*10 min* 0.15€/kWh y sale aproximadamente 0.025€.

La carne se envasa con unas máquinas que trocean, pican, …toda la carne que viene de las vacas con el consumo que esto supone. Pero podemos considerar casi despreciable por envase.

En cuanto a la procedencia, las vacas arrasan en consumo al tener que criar y alimentar tanta vaca para poder asegurar la demanda, sin contar con el coste de las instalaciones, cama de látex…

Las vacas hay que alimentarlas y cuidarlas hasta que llegan a la edad y peso adecuado y su alimentación si es natural proviene de pastos y si no lo es, supone plantación y procesado. La crianza dura aproximadamente un año y se usan productos para acelerar el crecimiento y engorde del ganado. Productos que a su vez tienen un procesado y dudo que biodegradables.

El envase suele costar de una bandeja de plástico duro, un plástico que envuelve todo el producto más la etiqueta con los datos de peso y caducidad.

Es un envasado es más complejo y costoso en las hamburguesas y eso sin contar con la fecha de caducidad que genera mucho más envases al tener que desechar productos caducados. Además, un envase de hamburguesas, generalmente hay para 4 personas.

La carne de las hamburguesas requieren refrigeración, desde la matanza hasta la ingesta. No consideraré el coste del mismo porque seguramente esté incluido en el precio, así como el transporte especial y otros medios.

En cuanto a las lentejas…

Tardan 30 minutos al mismo fuego en prepararse. Lo que de primeras es mucho mayor coste en luz para mismas 4 personas.

Una persona gasta unos 50 gramos de lentejas. Éstas vienen en un envase de plástico de un kilo a un precio de aproximadamente 1.5€, lo que da un precio de 0.30€ para las 4 personas más el precio de la luz que es el triple que el de la carne, es decir, 0.075€. En un kilo de envase, tenemos raciones para 20 personas.

El envasado de lentejas se reduce a meter en el plástico las lentejas recogidas de la planta. No requiere más procesado. Este envase se reduce a una bolsa.

Las lentejas no requieren tanto cultivo y prácticamente no tienen cuidados en comparación. Se plantan en otoño-invierno y se cosechan en primavera. Además no requieren refrigeración ni un transporte. La fecha de caducidad ronda el año, pero no tengo claro hasta que punto es una cuestión de recomendación o un tema “legal”.

lentejas-600x600

Como veréis, la diferencia es aplastante, pero siempre podría haber alguien que se quede con alguna porción del proceso y puede que diga que generalmente todos los alimentos más o menos caseros, contaminan más al tener que estar más tiempo cocinando. Legumbres, pasta, verduras, purés, …todo lleva más tiempo y por tanto más energía que un producto elaborado que en unos minutos está listo en microondas.  

Incluso puede que se centre en los pesticidas usados durante el cultivo…

Podríamos hablar de un buen chuletón, un cochinillo o un buen cordero en un buen restaurante que sirve a muchos clientes y podría decir que si todos los empleados y trabajadores encargados de la producción de las hamburguesas comieran lentejas, producirán más metano y sería más perjudicial para el planeta.

Pero estaríamos discutiendo por discutir. Sí, las lentejas también contaminan pero no podemos dudar que son mucho más sostenibles que cualquier hamburguesa, nos gusten más o menos.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s