15 agosto 2020

Las secuelas del aislamiento en la sostenibilidad y la movilidad eléctrica

Llevamos ya más de 2 meses de confinamiento en casa y, aunque me había dicho de no escribir al respecto, me preocupan las secuelas del aislamiento. No solo las obvias, sino aquellas que nos preocupan en este blog: la sostenibilidad y la movilidad eléctrica.

Todo empezó en un supermercado en las compras «tradicionales» de esta temporada. Guantes de plástico, mascarilla, turnos para entrar… En esta situación cuanto menos que surrealista si nos volvemos atrás 3 meses en el tiempo, me percaté de la inmensa cantidad de plástico generado y tirado con menos de un uso.

Y entonces surgió la pregunta: ¿Cual será el impacto de todo esto a largo plazo en la sostenibilidad y la movilidad eléctrica?

No digo que estas medidas no hayan sido necesarias ni desbordadas. La situación es la que es y no voy a cuestionarlo. La cuestión es qué debemos hacer para volver a nivelar la balanza.

Pero vayamos por partes con los impactos.

El plástico

Son inmensas cantidades de plástico generado en estos tiempos. Cuando ya parecía que estaban empezando a reducir el uso del mismo en los envases, ahora nos encontramos que cada vez hay menos productos a granel en los supermercados.

¿Cuantos guantes gastamos cada vez que salimos de casa? Unos guantes que se rompen solo con intentar poner la etiqueta de la fruta y que luego no sabemos ni como deshacernos de ellos.

Es cierto que contienen poco plástico, pero creo vital un tratamiento adecuado de su reciclamiento. ¿Qué es de las plantas de reciclado? ¿Están activas?

Los coches

Durante todo este tiempo, se ha reducido monstruosamente la contaminación en las ciudades «gracias» a la disminución del tráfico, pero la vuelta será escalonadamente y muy posiblemente a costa del transporte público. Mucha gente posiblemente se decante por su propio coche para evitar contacto con otras personas y eso podría traducirse en mucho más tráfico que antes y más polución.

A esto hay que añadirle el siguiente factor:

La economía

La crisis económica va a durar tiempo. Aumentará la pobreza y con ello, la reducción de las compras de bienes no prioritarios entre ellos el coche. La renovación de la flota se pospondrá unos años. Una flota ya de por sí bastante anciana que dista mucho de llegar a los objetivos de emisiones ya marcados.

Esta reducción en las compras y el aislamiento ha llegado a mucha industria a pararse. Esto nos lleva a uno de los puntos más importantes en esta lista:

La Industria

La industria de la automoción está pasando un duro golpe. Todas han declarado perdidas millonarias, paradas en la producción y despidos y fusiones. Bien por el confinamiento del personal, bien por la parada en las ventas, estas perdidas tendrán seguramente un impacto en sus inversiones a largo plazo, es decir, las nuevas tecnologías y motores. La prioridad es la supervivencia.

Como conclusión, creo que la recuperación llevará su tiempo y puede que tengamos poca influencia en ello o ninguna, pero los pequeños gestos cuentan. Hay que ver esta situación como una oportunidad para iniciar nuevos proyectos e iniciativas para el control de los residuos y reinventarnos más ecológicos, sostenibles y eficientes que nunca.

Y si sigues pensando que eres insignificante para influir, intenta dormir con un mosquito en la habitación

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: