18 febrero 2020

Potencia: la suficiente

Siempre nos ha gustado la potencia.

Estamos muy acostumbrados a hablar de Caballos (CV) y desde pequeños todo nuestro empeño era tener el cromo del coche con más potencia en su ficha técnica.

Incluso nos impresionaba y nos reíamos con orgullo la llegaba a nuestras manos de uno de esos coches donde figuraba un «la suficiente». ¿Cuánto sería eso? Con esa edad quizás no supieras entender esos valores ni asociarlos a una aceleración en 0-100, si sabías que «lo suficiente» era mucho, casi inimaginable.

Hemos babeado por un Renault super 5. Nos ha enamorado ese BMW serie 3 de los años 90 e incluso hemos creado un mito con coches como el Ferrari Testarossa o el Lamborghini Countach

Los coches han ido mejorando su rendimiento y su eficiencia.

Deportivos que antes nos impresionaban por sus 100 CV hoy en día nos parecen de risa pues incluso en la categorías más bajas encontramos esas potencias.

La evolución y el perfeccionamiento de los materiales y procesos ha mejorado considerablemente las prestaciones de los coches.

Hemos añadido turbos, añadido más presión, cambios más eficientes, más válvulas, ajustes mejores, centralita para tener una mezcla óptima y las curvas de potencia no han hecho más que subir. Pero también ha crecido la complejidad del motor.

Los motores han crecido en tamaño 1.8, 2, 2.2, 3 litros…y más y más potencia .

Más tubos de escape y más grandes para dar voz a un motor que ruge.

Ahora es fácil tener coches de 130-150cv y los más forofos del motor llegan hasta permitirse 200-250cv que tienen algunas leyendas.

Y entonces llegó el eléctrico.

Lo primero que cambia es la propia designación de potencia. Algo que lleva siendo así muchos años deja de usarse para empezar a hablar de kW.

Y es curioso porque en España la ley dice que la unidad es el kW, de ahí que siempre aparezcan las 2 en las fichas técnicas.

Siempre han existido estás unidades pero curiosamente yo siempre he hablado de caballos para la potencia de los coches térmicos.

1 kW (1.000 vatios) = 1,36 CV = 1,341 HP

El otro cambio importante es que ahora parece que la potencia es «gratis». O al menos tener aceleraciones mucho mayores que un coche de su clase parece que no les cuesta. Casi cualquier eléctrico pule a los deportivos más emblemáticos sin esfuerzo ni temor alguno. Tanto es, que parece hasta simple.

Un Nissan Leaf tiene 150cv y acelera de 0 a 100 en 7.9s y un BMW i3 lo hace en 6.7s. Cifras que asustan y que son más que «lo suficiente».

Incluso Tesla con sus model S y X ha llegado a las impresionantes cifras de 2.3s y 3.1s respectivamente en coches que no son precisamente superdeportivos aunque bien podrían volar.

Y aunque la electrificación ha dejado claro que juega otra liga, siempre hay tiempo para un guiño a nuestra infancia.

Os dejo un video con la evolución que ha tenido el Volkswagen Golf desde sus inicios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *